jueves, 29 de noviembre de 2012

te estoy buscando la mirada perdida


tenemos que hablar
de verdad, no entiendo esta nueva moda
de que personas y cigarros se apaguen solos
quiero decir, pensaba que era por salud
y debe ser por los incendios
me parece de cuerdos

tenemos que hablar también de Hugo
tener dificultades es como saber bailar salsa
o la tristeza
se nace con ello

en serio, un desastre, natural
era incapaz de concentrarse
de asimilar conceptos
y mi ojo derecho del huracán

era capaz de hacer de una montaña
de arenas movedizas
un grano en la cara de Mahoma
con una pashmina que te hace más follable
pero sin saber por qué

Hugo hablaba muy poco
como el que sabe que puede cagarla
y le preocupa
harto de aprender a gritos
lo que no entiende con caricias

se nos presentó un tema jodido
sinónimos y antónimos

después de cuarenta minutos de explicaciones
siempre absurdas, pero necesarias
hipótesis findelmundistas sobre posibles guerras
y comernos un plastidecor
por ver cómo sabía
quedamos en que un sinónimo de guapo
era bello
y un antónimo de alto,
bajo

pero oscuro, a los diez minutos
no había pasado nada

de nada


-          Hugo, ¿un antónimo de roto?
-          No sé, no se me ocurre nada.
-          Va, vida, cuando algo se rompe, ¿qué hacemos?
-          Correr.


Hugo tiene nueve años

me dio una hostia verbal en forma de lección de esas que sirven
al menos, para no olvidarlas

a mí, que me pagaban a doce euros la hora por hablarle de gramática.


3 comentarios:

  1. Estoy bastante segura de que crecer es olvidar.

    ResponderEliminar
  2. Eres genial,tienes unas cosas en la cabeza que podría hacer levantar el mundo,aunque tu mundo sea el primero en tener que levantarse,te leo casi todos los días,cuando tengo tiempo y aunque no puedo decirte quien soy,me encanta que estés ahí,a lo lejos,escribiendo para tí misma desde dentro,y haciendo sentir especiales a los demás desde fuera,así me siento yo,especial en tu mundo,aunque jamás he entrado en el.
    Yo me odio por no poder dormir,por no poder levantarme de la cama para salir fuera simplemente a gritar y a veces pienso que coño hago con el peso de mi corazón y menos mal que no le he puesto cadenas,por que si no? Quien coño me mueve?.

    ResponderEliminar